Atrás

2018: un año que marcará la trayectoria futura de la Unión Europea

Italia celebrará elecciones entre marzo y mayo; Alemania formará Gobierno con complejos equilibrios internos; Macron deberá concretar su agenda de reformas nacional; el Banco Central Europeo afronta decisiones clave.

¿Qué le espera este 2018 a la Unión Europea?

Italia celebrará unas elecciones generales clave entre marzo y mayo. La fecha más comentada es el 4 de marzo. Hay dos partidos especialmente peligrosos bajo la mirada de Bruselas: el Movimiento 5 Estrellas (M5S), un partido antisistema; y la Liga Norte (LN) de extrema derecha. Existe la probabilidad de que los socialdemócratas del Partido

Democrático (PD) actualmente en el Gobierno pacten con la Forza Italia (FI) de Silvio Berlusconi, en cuyo caso Paolo Gentiloni, actual primer ministro italiano, tiene bastantes papeletas para mantenerse en el Palazzo Chigui.

El final de Angela Merkel, canciller alemana, se acerca. El resultado de las elecciones, y el cabreo que tiene el partido hermano de la CDU en Baviera, la CSU, que culpa a Merkel de los malos resultados electorales por su política migratoria, parecen estar acelerando el final de la canciller. Hay confianza en Bruselas de que se formará un nuevo Gobierno en Berlín, y de que los socialdemócratas de Martin Schulz apoyarán a Merkel. Pero la germana seguramente abandone la dirección del partido dentro de poco.

En junio Rusia saldrá al escaparate con la celebración del mundial de fútbol. Se celebrará unos meses después de que Vladimir Putin vuelva a ganar las elecciones presidenciales. En el caso de Brasil, el mundial sirvió de escaparate para que la sociedad protestara contra Dilma Roussef. Será raro que algo así ocurra en Rusia.

El Banco Central Europeo (BCE). Tendrá que decidir si continúa con las compras y a qué ritmo, y aunque aún quede tiempo para el final del mandato de Mario Draghi, actual presidente, ya empiezan a velarse armas para ver quién ocupa su puesto. España tratará de ganar la vicepresidencia del BCE.

Solucionar el problema interno con la gestión de la migración es otra de las prioridades de la Unión. En marzo tratarán que comenzar a encontrar una solución al desacuerdo existente hoy por hoy a nivel europeo. Donald Tusk, presidente del Consejo, ha declarado las cuotas obligatorias como una medida inservible, y ahora la UE se divide en el intento de encontrar una solución.

Y en octubre de 2018 la Comisión Europea quiere tener ya un acuerdo sobre el Brexit. La segunda fase de las negociaciones va a ser dura. Pero el objetivo es no ir contrarreloj de cara a la fecha clave: el 29 de marzo de 2019.