Atrás

Bruselas defiende la previsibilidad en un entorno laboral "atípico"

Bruselas quiere despedir el año con una mejora de las condiciones de trabajo de sus ciudadanos. Con este objetivo ha puesto sobre la mesa una propuesta de Directiva para hacer las condiciones laborales más transparentes y previsibles en tiempos de contratos cambiantes y "atípicos". Entre dos y tres millones de europeos podrían beneficiarse de la medida.

La Comisión Europea busca hacer más previsible el futuro laboral "incluso con los contratos más atípicos". La incertidumbre del qué pasará o la preocupación por la continuidad acompañan a muchos empleados dentro y fuera de su jornada laboral. "Esta propuesta respeta el compromiso de un empleo más seguro en los tipos actuales y futuros en torno a modalidades de trabajo que permitan flexibilidad y garanticen la igualdad de condiciones", ha señalad Valdis Dombrovskis, vicepresidente de la Comisión a cargo del Euro y los Servicios Financieros.

Ante la posibilidad de que esta iniciativa despierte recelo de los Estados miembros, que consideran de competencia nacional la mayoría de las propuestas sociales del Ejecutivo comunitario, el letón ha asegurado que la propuesta "respeta plenamente las prácticas nacionales de diálogo social al permitir a los interlocutores sociales aplicar los nuevos requisitos mínimos relativos a las condiciones de trabajo a través de convenios colectivos".

Por su parte Marianne Thyssen, comisaria de Empleo y Asuntos Sociales, ha enfatizado que en el contexto actual de un mundo cambiante con puestos de trabajo y contratos "no convencionales", son cada vez más las personas que se encuentran desamparadas de derechos fundamentales, "empezando por el derecho a conocer las condiciones en las que trabajan".

Por eso, ha asegurado que el incremento de la previsibilidad y la transparencia irá en beneficio tanto de empleados como de empresas. Parlamento Europeo y Consejo deben ahora revisar la propuesta.

Esta es una de las medidas que salió de la Cumbre Social para Empleos Justos y Crecimiento que los líderes europeos celebraron el pasado 17 de noviembre en la ciudad sueca de Gotemburgo. Durante la cita, los mandatarios comunitarios respaldaron una veintena de principios que defienden un ingreso mínimo, el derecho a asistencia sanitaria, igualdad y la conciliación de vida privada y profesional. Sin embargo, se trata de eso, de principios no vinculantes, ya que para pesar de la Comisión, las capitales europeas tienen la última palabra sobre sus políticas y legislación en la mayor parte de estos aspectos sociales.

Gran parte de las propuestas de Bruselas no consiguen dar el salto legal que necesitan por parte del Consejo Europeo. De las 19 que ha presentado el equipo liderado por Jean-Claude Juncker, presidente del Ejecutivo comunitario, solo siete han obtenido el beneplácito de los Estados miembros.

Enlaces relacionados: Pilar Europeo de Derechos Sociales