Atrás

La Comisión Europea limita la exposición a cinco sustancias cancerígenas

El Ejecutivo comunitario ha hecho pública una nueva medida por la que reduce la exposición de los trabajadores a cinco sustancias químicas cancerígenas. Estas se añaden a la lista de 21 sustancias que han sido o limitadas o propuestas para ser limitadas por parte de Bruselas.

Las sustancias son el cadmio y sus compuestos inorgánicos; berilio y sus compuestos inorgánicos; el ácido arsénico y sus sales, así como los compuestos inorgánicos del arsénico; el formaldehido; y el 4,4'-metilenbis (2-cloranilina. Según las estimaciones de la propia Comisión, esta nueva medida beneficiará a un millón de trabajadores.

"La Comisión ha dado hoy otro paso importante en la lucha contra los cánceres profesionales y otros importantes problemas de salud en el lugar de trabajo", ha asegurado a través de un comunicado Marianne Thyssen, comisaria de Empleo y Asuntos Sociales. "De este modo se mejorará la protección de más de un millón de trabajadores en Europa y se ayudará a crear un lugar de trabajo más saludable y seguro, principio general del pilar europeo de los derechos sociales".

Según ha explicado el Ejecutivo comunitario, las tres primeras sustancias se utilizan especialmente en el sector de la producción y el refinado de cadmio, así como la fabricación de baterías de níquel-cadmio, la galvanoplastia mecánica, la fundación de cinc y cobre, las fundiciones, el vidrio, los laboratorios, la electrónica, las sustancias químicas, la construcción, la sanidad, los plásticos y el reciclaje.

La Comisión Europea presidida por Jean-Claude Juncker se ha establecido como uno de sus objetivos ir limitando la exposición a este tipo de sustancias. Cada año el 52% de las muertes laborales se producen por cáncer.