Atrás

La Comisión Europea propone un presupuesto moderno para una Unión que proteja, empodere y vele por la seguridad

La Comisión propone un presupuesto nuevo, pragmático y moderno a largo plazo para el período comprendido entre 2021 y 2027.

La propuesta de la Comisión ajusta el presupuesto de la Unión a sus prioridades políticas, tal y como se reflejaron en la agenda positiva establecida por el presidente Jean-Claude Juncker en su discurso sobre el estado de la Unión de 14 de septiembre de 2016 y acordada por los dirigentes de la EU-27 en Bratislava el 16 de septiembre de 2016 y en la Declaración de Roma de 25 de marzo de 2017.
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker: "Hoy es un día importante para nuestra Unión. El nuevo presupuesto nos brinda la oportunidad de dar forma al futuro de una nueva y ambiciosa Unión de 27, unidos entre sí por la solidaridad. Estamos formulando un plan pragmático para hacer más con menos. Las buenas perspectivas económicas nos dan un cierto margen de maniobra, pero no nos permiten renunciar a ahorrar en algunos capítulos. Vamos a velar por una buena gestión financiera gobernada por el primer mecanismo de Estado de Derecho de nuestra historia. Eso es lo que implica actuar de forma responsable con el dinero de los contribuyentes. La pelota está ahora en el tejado del Parlamento y del Consejo".
El comisario Günther H. Oettinger, responsable de Presupuesto y Recursos Humanos: "Esta propuesta se inspira en la idea del valor añadido de la UE. Invertimos en aquellos ámbitos en los que un Estado miembro no puede actuar individualmente y en los que una acción conjunta es más eficaz, ya sea la investigación, la migración, el control de las fronteras o la defensa. Al mismo tiempo, seguimos financiando políticas tradicionales, pero modernizadas, tales como la política agrícola común y la política de cohesión".
1. Un presupuesto focalizado: hacer coincidir las ambiciones con los recursos.
   -En conjunto, la Comisión propone un presupuesto a largo plazo de 1.135.000 millones de euros en créditos de compromiso (a precios de 2018). Estas cifras incluyen la integración en el presupuesto de la UE del Fondo Europeo de Desarrollo, el principal instrumento de la UE para la financiación de la cooperación al desarrollo con los países de África, el Caribe y el Pacífico, y que hasta este momento es un acuerdo intergubernamental. Para financiar las nuevas y urgentes prioridades, deben aumentarse los niveles actuales de financiación. Invertir ahora en ámbitos tales como la investigación y la innovación, la juventud, la economía digital, la gestión de las fronteras, la seguridad y la defensa contribuirá a la prosperidad, la sostenibilidad y la seguridad en el futuro. Por poner un ejemplo, el presupuesto destinado a Erasmus+ y el Cuerpo Europeo de Solidaridad se va a duplicar.
   -La Comisión propone que se reduzca moderadamente la financiación de la política agrícola común y de la política de cohesión (en ambos casos en torno al 5 %), para reflejar la nueva realidad de una Unión de 27.
2. Un presupuesto moderno, simple y flexible.
El presupuesto de la UE puede   marcar una verdadera diferencia en la vida de los ciudadanos y las empresas si invierte en aquellos ámbitos en los que la Unión pueda tener un mayor impacto que el gasto público a nivel nacional y en los que pueda ofrecer un auténtico valor añadido europeo. Constituyen ejemplos de este tipo de intervención los proyectos de investigación de vanguardia que reúnen a los mejores investigadores de toda Europa, las grandes infraestructuras o los proyectos para culminar con éxito la transformación digital o dotar a la Unión de las herramientas necesarias para proteger a sus ciudadanos y velar por su seguridad.
      Moderno: seguir reduciendo la burocracia para los beneficiarios y las autoridades de gestión mediante el establecimiento de normas más coherentes a través de un código normativo único.
      Simple: la estructura del presupuesto será más clara y más acorde con las prioridades de la Unión. La Comisión, propone reducir el número de programas en más de un tercio (pasando de 58 en la actualidad a 37 en el futuro).
     Flexible: una mayor flexibilidad entre los distintos programas y en el seno de los mismos, un refuerzo de los instrumentos de gestión de crisis de la Unión y la creación de una nueva «Reserva de la Unión» para hacer frente a acontecimientos imprevistos y responder a las emergencias en ámbitos como la seguridad y la migración.
3. El presupuesto de la UE y el Estado de Derecho: buena gestión financiera.
El respeto del Estado de Derecho es una condición previa esencial para la buena gestión financiera y la eficacia de la financiación de la UE. Por consiguiente, la Comisión propone un nuevo mecanismo para proteger el presupuesto de la UE frente a los riesgos financieros vinculados a deficiencias generalizadas del Estado de Derecho en los Estados miembros. Los nuevos instrumentos propuestos permitirían a la Unión suspender, reducir o restringir el acceso a la financiación de la UE de manera proporcional a la naturaleza, la gravedad y el alcance de las deficiencias del Estado de Derecho.
4. Un presupuesto de la UE para una Unión Económica y Monetaria fuerte y estable.
La estabilidad de la zona del euro es una condición previa para garantizar el empleo, el crecimiento, la inversión y la justicia social en la Unión en su conjunto.
   - Un nuevo Programa de Apoyo a las Reformas que, con un presupuesto general de 25.000 millones de euros, ofrecerá ayuda técnica y financiera a todos los Estados miembros para acometer sus reformas prioritarias, en particular en el contexto del Semestre Europeo.
   - Una Función Europea de Estabilización de las Inversiones que servirá para mantener los niveles de inversión en caso de grandes perturbaciones asimétricas.
5. Modernas fuentes de financiación del presupuesto de la UE.
Unas nuevas prioridades necesitan de nuevas inversiones. Por ello, la Comisión propone financiarlas mediante una combinación de nuevos fondos (aproximadamente el 80 %), redistribuciones y ahorro (aproximadamente el 20 %).
Nuevas fuentes para financiar el presupuesto a largo plazo
La Comisión propone simplificar el actual recurso propio del impuesto sobre el valor añadido (IVA) e introducir una cesta de nuevos recursos propios vinculada a las prioridades políticas.
¿Cuáles son los siguientes pasos?:
La Comisión someterá, en las próximas semanas, propuestas detalladas sobre los futuros programas financieros sectoriales.
La decisión relativa al futuro presupuesto a largo plazo de la UE pasará entonces al Consejo, que deberá pronunciarse por unanimidad, con la aprobación del Parlamento Europeo.
Para más información:
   - Un presupuesto moderno para una UE que proteja, empodere y vele por la seguridad: preguntas y respuestas (2 de mayo de 2018).
   - Fichas técnicas y textos jurídicos (2 de mayo de 2018).
   - Documento de reflexión sobre el futuro de las finanzas de la UE (28 de junio de 2017).