Atrás

La cumbre del aire se topa con la inacción de los Estados miembros

Chequia, Alemania, Francia, Italia, Hungría, Rumanía, España, Eslovaquia y el Reino Unido han asistido hoy, llamados por Bruselas, a la cumbre sobre la calidad del aire. Los nueve países, que en estos momentos tiene abierto un procedimiento de infracción por superar los límites de contaminación del aire, han presentado medidas "poco sustanciales".

"Esta Comisión siempre ha dicho que desea ser grande en las cosas grandes. Y poco lo es más que la pérdida de vidas humanas debido a la contaminación del aire". Así ha comenzado Karemenu Vella, comisario de Medio Ambiente, su intervención en la cumbre ministerial sobre la calidad del aire celebrada en la capital comunitaria. En Europa mueren alrededor de 400.000 personas cada año de forma prematura debido a las consecuencias de la mala calidad del aire. Por ello, hace diez días el Ejecutivo que lidera Jean-Claude Juncker, llamó a los representantes de Chequia, Alemania, Francia, Italia, Hungría, Rumanía, España, Eslovaquia y el Reino Unido: los nueve países sobre los que pesa un procedimiento de infracción por no respetar los niveles de calidad del aire.

Durante el encuentro, los nueve ministros y los miembros de la Comisión han intercambiado sugerencias e ideas. Bruselas pide ambición y medidas para evitar que se sigan vulnerando los niveles establecidos de contaminación y por ello, seguirá adelante con los procesos de infracción hasta que las capitales europeas "aborden este problema que amenaza la vida de las personas con la urgencia que se merecen". Y advierte: la inacción tiene consecuencias. Y los Estados miembros tienen la responsabilidad de actuar.

"Hemos trasladado a la Comisión que en España no tenemos un problema [de contaminación] generalizado, sino en determinadas zonas bien acotadas", ha señalado María García Rodríguez, secretaria de Estado de Medio Ambiente.

Desde 2010 se ha pasado en España de incumplimiento en ocho zonas a cinco, actualmente localizadas en Asturias, Andalucía, Madrid y Barcelona. "España, dentro de los países que nos hemos reunido, está en una posición mejor", ha asegurado la secretaria de Estado.

El comisario maltés ha subrayado que ha convocado la reunión para proteger a los ciudadanos. "Cuando digo ciudadanos, me refiero a todas aquellas personas que ya están sufriendo las consecuencias y las que corren el riesgo. Niños con asma o padres con obstrucciones respiratorias", ha apostillado. Vella ha manifestado que los ministros han entendido que deben llevar a cabo medidas efectivas para atajar un problema que afecta a cientos de miles de ciudadanos, aunque ha dejado patente la "frustración" para que los Estados miembros reaccionen con urgencia. "No podemos esperar más. Y así se lo he trasmitido a los ministros", ha señalado el comisario, que ha afeado el retraso de los procedimientos legales. España, por su parte, ha pedido al Ejecutivo comunitario reforzar el trabajo conjunto.

Además, ha instado a Bruselas a analizar cada país de forma individual teniendo en cuenta "las medidas y mejoras efectuadas hasta la fecha" en aras de evitar ser llevados ante el Tribunal de Justicia, que sería el último paso antes de la multa si los Estados miembros siguen sin acatar la legislación de la UE relativa a la calidad del aire ambiente y a una atmósfera más limpia en Europa.

Enlaces relacionados: Cumbre del aire.